lunes, 22 de noviembre de 2010

CAPITULO 9

Aquella sensación que hemos sentido todas las personas cuando hemos estado enomorados, las mariposas en la tripa, fue lo que sentí yo en ese instante. Raúl tenía su frente apoyada en la mía, y me estaba dedicando una preciosa sonrisa, mientras me acariciaba el pelo y me decía muy bajito al oido que me quería.
-Sabes que te quiero ¿no,pequeña?-dijo Raúl con tono dulce, mientras me cogía de la cintura y me daba besos por el cuello.
-Eso espero, cariño.- le dije mientras le agarraba sus manos mientras las tenia posadas en mi cintura.

No podía creer lo que estaba pasando. Después de haber vivido un relación dura, y de haber tenido mucha soledad, por fin habia encontrado a alguien que me diera amor. Ese amor, que me faltaba para poder ser feliz.
-Por cierto-dije mientras me daba la vuelta para poder mirar a los ojos a Raúl- Ya me he enterado de que empiezas a vivir en casa de mis abuelos ¿no?.
-Sí es verdad, todo ha sido muy repentino.-dijo Raúl, mientras me guiaba al banco de la plaza para poder sentarnos.
-¿Qué le ha pasado a tu familia, cariño?-dije mientras nos sentábamos y Raúl me cogía de la mano.
-Nos hemos arruinado, Alicia. Yo era el director del colegio de este pueblo, todo iba bien hasta que la gente joven empezaba a irse a la ciudad ya que alli habia una educacion mejor. Y ahora van a cerrar el colegio ya que nos hemos quedado sin profesores y sin alumnos. Yo era feliz siendo el director del colegio ¿sabes?-dijo Raúl con pena en la cara.
-No hables en pasado Raúl. Sigues siendo el director del colegio del pueblo. ¿Que te faltan, profesores y alumnos? Pues no te peocupes, porque aquí tienes una chica que esta dispuesta a ser una de las profesoras. Y no te preocupes por lo alumnos ya veras como si que habrán- dije mientras le dedicaba una amplia sonrisa a Raúl.
-¿En serio, pequeña?- dijo Raúl boquiabierto.
-Claro que si, mi amor- contesté mientras le daba un tierno beso en los labios a Raúl.-Yo por ti hago lo que sea, eso nunca lo dudes.

Estaba feliz. Sí, esa es la palabra correcta para definir como estaba ahora mismo FELIZ.
-Cariño, me parece que me voy a tener que ir yendo a mi casa se me ha hecho completamente de noche- dije mientras me levantaba del banco.
-¿Ya te vas?-dijo Raúl-No quiero que te vayas ya, amor.
-Me tengo que ir, no aperezco por mi casa en todo el día.
-Pero si ni siquiera hemos cenado- contestó Raúl con aquella sonrisa picarona tan sexy y mientras me hacia cosquillas.
-No pasa nada, ya cenaré algo en mi casa.- dije entre risas ya que Raúl no paraba de hacerme cosquillas.
-Bueno, bueno vale te dejaré marchar. Pero antes déjame que te acompañe en coche hasta tu casa,¿vale?-dijo Raúl, mientras me cogía de la mano.
-No.. no hace falta, en serio.
-Nonono, tu te vienes en coche conmigo, que sino me enfado ¿eh?- dijo en tono burlón.
-Bueno, si insistes acepto.
-Perfectos, vamos.

Andábamos por una calle estrecha del pueblo, mientras íbamos cogidos de la mano. Cada dos por tres Raúl se paraba y me daba un beso suavemente. Yo me sentía como una princesa en un cuento de hadas.
Llegamos a la cochera, donde estaba aparcado el coche de Raúl. Como ya me temía el coche no era una gran cosa, era amplio pero bastante antiguo comparado con los de hoy en día.

-Bueno, aquí es Raúl- dije mientras Raúl frenaba el coche.
-Bonita casa- contestó Raúl señalando la casa de la izquierda por el cristal del coche.
-Si, es antigua. Pertenecía a mis tatarabuelos.
-Se nota, es una preciosidad de casa. Hacia tiempo que no veía una así.
-Bueno... ¿qué te parece si, mañana me recoges aquí y nos vamos juntos al colegio?-dije sonriendo.
-Me parece genial- me dio un beso.

Salí del coche, cerré la puerta y Raúl se fue. Yo busque en mi bolso las llaves de mi portal. Abrí, y entre.
Por fin estaba en casa, había sido un día duro pero bonito. Me quité los zapatos y los deje en la entrada, me acerque al sofá y me senté en el. Recapitulé todo el día de hoy. Por la mañana me había llamado mi... MADRE! Madre mía ¿¡Como se me había podido olvidar el tema de mi madre?!

Me levanté corriendo, cogí el teléfono y marque unas teclas ágilmente.
-¿Digame?- contesto mi madre.
-Hola mamá. Perdón por no haberte llamado antes, he tenido un día largo y no he tenido tiempo.
-No pasa nada cielo.
-No mamá, si que pasa-dije interrumpiendo a mi madre- Tu estas como estas, y a mi se me olvida llamarte. No es justo, lo siento mucho.
-No en serio, no pasa nada. Tampoco podría haber estado hablando contigo todo el día, y viéndote sufrir por mi, cariño.
-¿Como estás?-dije.
-Pues no muy bien, me cuesta respirar.

Una gota se deslizo por mi mejilla izquierda.
-Mamá, ¿cuándo empiezas la quimioterapia?- dije entre sollozos.
-Pues en una semana, pero tengo mucho miedo hija.-dijo llorando.
-No mamá por favor no llores, ya veras como todo sale bien. Yo voy a estar ahí apoyandote en todo ¿vale?
-Vale hija, eres demasiado buena. Bueno tengo que colgarte, tengo otra llamada-  dijo intentado animarme.
-Losé mamá. Pero por favor, cuidate.
-Si, Te quiero hija. -contestó mi madre, mientras colgaba.

Pensé que no podía dejar a mi madre, así como estaba. Tenía que ir con ella cuando empezará la quimioterapia. Va a ser muy  duro para ella, y la tengo que acompañar en esto, no puedo dejarla sola.
Sonó mi móvil. Era Raúl.
-¿Si?.
-Soy yo, amor.
-Hola...- contesté entre lágrimas.
-¿Qué te pasa, pequeña? ¿Por qué lloras?- dijo asustado Raúl.
-Mi madre... empieza la quimioterapia en una semana y... esta sola. Y yo estoy aquí. No se que hacer, no la puedo dejar sola, y menos en la primera sesión.
-No te preocupes cariño, iremos allí juntos ¿vale?

La palabra "juntos", hizo que me dieran esperanzas para seguir adelante.
-Gracias cariño... Te quiero mucho mucho- contesté.
-Ni me las des- dijo Raúl.
-Bueno cielo, ¿para que me llamabas?- le dije cariñosamente.
-Para escuchar tu voz, ya te echaba de menos. Necesito tu calor, tus labios, tu olor...-dijo haciendo la chica más feliz del mundo.
-Ohhh...Raúl! Que bonito... yo en este momento también necesito un beso tuyo- contesté.
-No te preocupes, vas a tener muchos de ellos. Al final te cansarás de ellos. Te quiero Alicia- dijo mientras colgaba el móvil.

4 comentarios:

  1. Hola, he encontrado tu blog, y me encanta, tienes mucha personalidad, es precioso.
    Me gustaría que te pasaras por el mío y me dieras tu opinión (: para mí es muy importante. Te espero en mis pequeños delirios. ಌೋ
    http://delicadezadeunsuspiro.blogspot.com/
    Delirios de una chica bipolar...] ♥

    ResponderEliminar
  2. Hola :)
    Me gusta mucho tu novela(: Es muy original y escriibes muy bien ! Yo también tengo una , pásate por ella y dime que te parece vale?
    Un beso (:
    http://estoesdistintojustin.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Hola(:
    Me ha encantado tu novela, ha sido muy tierno este capitulo. Escribes muy bien. Yo tambien he subido un capitulo nuevo. Me das tu opinion?
    http://quedateconmigosiempre.blogspot.com/
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Aun que me he leido el capitulo 8... me ha encantado *3*
    empezare desde el principio para seguirle el hilo. Me gusta como escribes... muy dulce.
    soy nueva en esto, me gustaria que te pasaras, me siguieras, me dieras tu opinion.
    un beso!

    ResponderEliminar